Plano del Plan General de Ordenación Urbana

El Ayuntamiento hace el ridículo nuevamente y la CARM rehace las normas transitorias

CTSSP considera inadmisible que el PSOE haya perdido dos años y medio en fracasos previsibles

CTSSP ha criticado duramente al Gobierno municipal tras conocerse que la CARM ha rechazado el documento de las normas urbanísticas transitorias para elaborar uno propio, reduciendo a más de la mitad el borrador original, adecuándolo a la legislación vigente y dando cabida a las numerosas alegaciones presentadas, entre las que constan la de esta formación política.

Según la formación morada, la previsible decisión de la CARM confirma por enésima vez la pérdida de tiempo y recursos, o lo que es lo mismo, la chapucería interminable orquestada por el Gobierno, que para dar respuesta a constructores y empresarios, no ha encontrado mejor fórmula que saltarse la legalidad de manera sistemática: primero con el Plan General del PP, luego con la revisión exprés, después recurriendo las distintas sentencias anulatorias, y ahora sacándose de la manga unas normas transitorias que finalmente han sido rechazadas por la CARM.

Pilar Marcos, portavoz de PODEMOS en el Ayuntamiento, ha pedido de manera urgente responsabilidades políticas tras el desastre continuado de estos dos años y medio: “Todo este despropósito, avalado por el resto de formaciones políticas en el Pleno municipal, tiene responsables con nombre y apellido, tiene costes económicos que pagamos todos los cartageneros, y sobre todo tiene a los mismos protagonistas: quienes diseñaron el Plan con el PP son los mismos que intentaron colarlo por la ventana tras su anulación, los que luego recurrieron sin éxito las sentencias y finalmente se inventaron las normas transitorias rechazadas por la CARM, normas que de transitorias no tenían nada y que suponían aprobar el viejo Plan de manera enmascarada”.

El grupo municipal, al margen de valorar técnicamente el nuevo documento, adelanta su oposición al procedimiento y se reafirma en la necesidad de cumplir estrictamente con la legislación: insiste en elaborar un nuevo Plan General desde el principio, de manera democrática y participativa, que proteja el medio ambiente y ponga el urbanismo al servicio de la gente y no de unos pocos bolsillos privilegiados.