PREGUNTAS QUE PRESENTA PILAR MARCOS SILVESTRE, PORTAVOZ DEL GRUPO MUNICIPAL CARTAGENA SÍ SE PUEDE, DEL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA, SOBRE CANTINA DEL LOCAL SOCIAL DE LA BARRIADA CUATRO SANTOS.

MOTIVACIÓN DE LA PREGUNTA

Tras las denuncias de la AV de la Barriada Cuatro Santos, realizadas a nuestro grupo municipal, sobre la situación de la cantina ubicada en el local social, elevo al Pleno las siguientes

PREGUNTAS:

  1. ¿Han recibido las Concejalías de Patrimonio y de Participación las quejas y denuncias de los vecinos de la Barriada Cuatro Santos en relación a la mala gestión de la cantina por parte de los últimos cantineros? ¿Desde cuándo tienen conocimiento de las quejas por las condiciones en las que se encontraba la cantina?
  2. ¿Son conocedores de la situación real en la que se encontraba la cantina y los tremendos perjuicios que le ocasionaba a los vecinos, entre ellos: que no había control en la apertura del local, no abrían cuando había actividades programadas, se dejaban el local abierto por las noches en muchas ocasiones, escándalos continuos entre los cantineros, faltas de respeto a los vecinos, falta de higiene en la sala grande del local y en los baños, plaga de cucarachas durante todo el año, electrodomésticos llenos de mugre, alimentos podridos, y un largo etcétera que se acredita en las fotos que adjuntamos?
  3. Dado que tras la nueva licitación pública por parte del Ayuntamiento, se vuelve a proponer por parte de la Mesa de Contratación al mismo señor que llevaba la cantina, junto a su esposa, en las condiciones que hemos descrito anteriormente, sin haberla adjudicado hasta el día de hoy, cómo piensa actuar el Gobierno Municipal ante las reiteradas denuncias hechas por los vecinos, desde el año 2008, de las cuales tiene constancia el propio Ayuntamiento, además de existir un documento ante notario en el que se da fe del mal estado en el que se encontraba la cantina con fecha 21 de marzo de 2018, donde se aprecia claramente lo descrito a través de fotos que aporta el mismo notario?
  4. ¿Cómo es posible que el pliego de condiciones no recogiera entre las cuestiones a valorar el cumplimiento adecuado del servicio y el grado de satisfacción de los usuarios, en este caso los vecinos del barrio? ¿Cómo es posible que se hayan vuelto a presentar las mismas personas que han causado un perjuicio no solo a los vecinos y vecinas, sino que han utilizado unas instalaciones municipales de manera irresponsable y han mostrando un desprecio absoluto a la institución y a lo que representa?